Buscar este blog

domingo, 26 de mayo de 2024

"CAMBRITA!

  El campo se extiende como pradera. Lo dibujan alambrados, sombras de álamos, eucaliptos, arroyos, caminitos y serranías.

La choza de cueros y matorrales se levanta en un pequeño espacio de campo cedido generosamente. La habita un encorvado, taciturno y longevo hombre entre la penuria y la pobreza.

La niña que concurre a caballo a la escuela rural más próxima lo mira con curiosidad cada vez que transita el lugar.

No se guarda la incógnita. Las preguntas forman parte de sí misma. Sin temor, decididamente cruza el alambrado. Se presenta a "Cambrita" en busca de conversación. Le entrega un pote de comida que resguarda de su almuerzo. 


Son tiempos de farol a queroseno, molinos de viento, agua de cachimba,  caballos como medio de transporte, y en todo caso muy  privilegiadamente un sulqui; monturas con adornos de oro y plata (herencias afortunadas mediante), y “espantapájaros”, en una suerte de títeres entre girasoles y maizales para conservar la cosecha.


 Cambrita sabe que durante el día lo abriga el sol y en la noche lo visten las estrellas. Un huidizo mortal que sabe muy bien que el alambrado pone límites.

Habla lo mínimo necesario. Su cuerpo delgado, arrugado, de baja estatura resalta sus penurias. En sus ojos se lee un dejo de desconfianza mezclado con ternura.

Las charlas se suceden. Una y otra vez.

El fin de su tiempo terrenal está presente en cada conversación; aunque sea indescifrable su edad.

Habla poco, muy poco. Su cuerpo delgado, arrugado y de baja estatura resalta sus penas acumuladas que encorvan su espalda. Tampoco lo ayuda su único asiento; un esqueleto de cabeza de novillo. 

La mirada, a pesar de sus ojos enterrados en su cara curtida por el sol, transmuta el sacrificio y soledad.

Para el resto de quiénes le ven, es “el viejo loco”, “el cuco”.

De aquél “viejo de la bolsa”, como así también se le denomina, la pequeña descubre un “manual de signos”.

Cambrita es un estepario entre pastos, ramas, pelegos, mate, una pava, una olla de hierro que no oculta sus años, brasas, cielo abierto y un despojo desde sus entrañas.

Con ojos fijos azabaches, vigila su nido. Colabora con alguna tarea de campo y pasa sus días en su choza de cuero, estacas, ramas, una yegua pastando a su lado, y su fuego a la luz de la intemperie. Un cuero de oveja es todo su lecho para dormir, facón incluido por detrás de su cintura. Facón que no supo nunca de heridas de muerte; utensilio con el que desmenuza la carne asada contra el hueso. Su comida apetecible y excluyente.

No conoce el hambre. El campo está a su disposición otorgándole sus requerimientos alimenticios. También el aire puro, agua fresca y límpida de arroyos o cachimbas. Hombre de “tierra adentro”. 

Su franqueza lo muestra cristalino, sus rasgos y adustos gestos invalidan su dulzura; pero en él existe. La prepotencia ajena lo endurece y convierte su desconfianza en el otro, una constante de su diario vivir. Un ermitaño típico.

Cambrita camina todo el tiempo con agigantados pasos, acentuados por sus largos tamangos a los que sabe dónde ajustar mejor; sobre todo, dónde pisan mejor, sin lastimar sus cansados y viejos pies.

Él es y no es como uno. Quiere vivir curtido por el sol o sorteando la escarcha. Sin normas. Sin apego más que al de su yegua de pelaje negro y cola del mismo color con una mitad blanca (de ahí, su nombre).

En el despojo, su paz aferrada está.

No siento temor de cruzar el cerco de alambrado. El deseo de conocer esa vida me resulta, a pesar de mis cinco años, muy fuerte. “Paaaseee mijita… paaaaseee; no tenga mieee  doooo”.

No tengo miedo; sí, muchas dudas.

Superadas, siento que estoy frente a un ser de corazón grande. Me invita a su único asiento.

Él respira profundamente, mientras acomoda su facón, que por su tamaño toca el suelo. Ni eso me provoca temor.

La pregunta no podría ser otra: ¿Por qué vives aquí? Tampoco resulta otra la respuesta: -“Porque aquí estoy bien".

Emocionada y perpleja  comienzo a tener conciencia de mi expectación.

Lo escucho confesarme: "Yo hablo con las estrellas”-

A cambio de muchas palabras, gesticula sus manos grandes, gruesas, duras, luciendo sus uñas largas que hacen de peine entre su blanca cabellera.

Pienso, lo imagino sumergiéndose en arroyos o lagunas cercanas como fuentes de higiene.

Su vocación es la libertad. Entre sus harapos y miseria lo que menos conoce Cambrita es la mezquindad.

Ese viejito osco ha comprendido perfectamente que el mundo que le rodea con metas, aspiraciones, límites, no le pertenece.

"De aquel viejito vagabundo y abandónico” ahora es para mí un ser de carne y hueso con vida propia. Se gana mi corazón.

Y yo el de él. 

Provoco asombro en mi familia.

Pero  la demostración no se hace esperar.

Cambrita me entrega de obsequio su yegua; su única compañía viviente. Mansa como ninguna.

Cambrita supo que su misión estaba cumplida.

La “Cola Blanca" se deja ensillar y montar con noble tranquilidad; jugueteando con el hocico, buscando caricias, mirando fijo, como acostumbraba su viejo antecesor.

“La Cola Blanca” envejeció.

La siento tan  mía que la hago eterna.

…………………………………..

Entre el ir y venir por los campos mirando las sierras; había llegado la hora final.

"Cola Blanca" se acerca a la casa. Se anuncia; relincha.

Sin más preguntas, entiendo que algo quiere decirme.

Papá, horas más tarde, me lo confirma.

 Cambrita se había sumado a las estrellas.


Los paseos en la libertad del aire puro, charcos y cañadas; piedras, malezas, flores silvestres y suspiros de bienestar, son mi deleite y mayor felicidad. No hay juego de infancia que supere el bienestar y gozo como el que me provoca cabalgar en mi "Cola Blanca".


Nada es para siempre.

"Cola Blanca" tendida en el pasto posicionando su cabeza con dirección a lo de Cambrita, da su último suspiro. Mis lágrimas le dan el adiós y el consuelo de mis padres me cobija.


Los equinos son animales fieles y grandes compañeros. Con ellos he aprendido el sentido de la libertad.

Con Cambrita entendí que no hay estereotipos. 

Prejuzgar es uno de los peores y comunes defectos humanos. 

La nobleza trasciende.

La memoria hace vivos a aquellos seres que nos hablan de amor y libertad.


g.b

DD.RR


miércoles, 22 de mayo de 2024

"EL CHIVITO", TRADICIÓN NACIONAL.

Antes de ayer recorrí el centro de la ciudad de Maldonado (capital del Departamento, al cual pertenece Punta del Este).


Punta del Este  (Maldonado, Uruguay)

Vista de un tramo de la Rambla (Costanera sobre el Atlántico)

Transcurridas varias horas caminando por la ciudad quise almorzar una "minuta" (así llamamos a un plato ligero, rápido y a la vez nutritivo).

Hacía mucho tiempo no me sentaba en un restaurante. Le pregunto a "la moza", una sugerencia. Pronto me dice: -"Qué le parece un chivito al plato"?.

- Perfecto!-

¡Cómo no me había dado cuenta!. Hacía tiempo que no saboreaba un chivito.

Una vez delante mío; me percato que éste era un punto ideal para compartir en el Blog.

Obviamente, no para imitar a mi estimada Angie de Turquía, quién nos deleita con sus recetas en su hermoso e informativo Blog; ni con Ali que en su última publicación nos historia de las Arepas venezolanas. NO!

Me anima presentarles, ya que la mayoría de mis lectores son extranjeros, nuestro plato típico que deleita tanto a residentes como a visitantes.

El CHIVITO URUGUAYO! Una tradición nacional.


Chivito al plato

El chivito es un tipo de sándwich de carne vacuna y otros ingredientes, generalmente aderezado con mayonesa y acompañado de papas fritas, algunas veces con ensalada rusa u otra guarnición. 

Es uno de los platos con más fama en toda Sudamérica. Impresiona e impone presencia por la variedad de ingredientes y por su espectacular sabor. Hay varias versiones y se puede adaptar al gusto del comensal.

Actualmente los chef los han adecuado a pequeñitos panes para servir en eventos sociales.

RECETA TÍPICA:

Tomates en rodajas

Sal a gusto

Hojas de lechuga

Pan de hamburguesa

Mayonesa a gusto.

Corte de carne vacuna delgada de lomo.

1 Cucharada de aceite de oliva

Rodajas de huevo duro

Rebanadas de queso de muzzarella

Rebanadas delgadas de jamón

Aceitunas verdes cortadas

Trozos de hongos a gusto.

PREPARACIÓN:

Calentar en sartén o plancha el aceite, una vez pronto, dorar la carne.

Cocinar los huevos; lavar la verdura.

Cortar a la mitad el pan de hamburguesa.

Untar éste con mayonesa a gusto, colocar en capas todos los restantes ingredientes.

Uno arriba del otro.

Encima se coloca la otra mitad del pan de la hamburguesa.

Se sirve con una porción de papas fritas.

ESTA COMIDA (minuta) también se ofrece como "CHIVITO AL PLATO". En ese caso no se monta el pan, sólo los ingredientes enumerados, con un huevo frito como última capa. También se acompaña con una pequeña porción de ensalada de lechuga, tomate y papas fritas o ensalada rusa (a gusto).

El CHIVITO como plato típico uruguayo, está en casi todos los bares, restaurantes y parrilladas; salvo aquellos restaurantes temáticos.

El CHIVITO, es atribuido a Antonio Carbonaro, desde 1940, servido en el histórico Bar "El Mejillón" de Punta del Este, hoy principal Balneario del país y de Sudamérica. Su  creador no imaginó que su ocurrencia procurando satisfacer rápidamente a una comensal chilena, iba a transformar ese manjar en una de la comidas tradicionales del Uruguay.

Antonio Carbonaro

Fotografía tomada desde un vídeo

En sus comienzos, "El Mejillón" llegó a servir más de 1.500 CHIVITOS por día.

"El Mejillón"

Fotografía antigua tomada desde un vídeo.

El gusto tanto de compatriotas como de turistas por este plato típico, expandido además a los "carritos callejeros" hizo que se promoviera su declaración de Patrimonio Intangible Nacional.

Para ello fue necesario, a pedido de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, la divulgación de las propiedades, historia, valor antropológico y hasta nutritivo de esta elaboración gastronómica. Realizado en Punta del Este un "Coloquio del chivito", se le entregó un reconocimiento a la familia de Carbonaro y se proyectó el Documental "Bajo la arena". (Se adjunta)

https://www.youtube.com/watch?v=dG7P9H241wk

Dicha realización repasa la historia del Balneario con testimonios de figuras tradicionales del lugar que viven en él o lo conocen como la palma de su mano.

La "piqueta del progreso o la modernidad" han transformado a Punta del Este por completo. No obstante no le han quitado belleza ni sus características propias de un sitio exclusivo.


Ingreso a uno de los tantos edificios modernos.

El Chivito no sólo es un bocado nutritivo sino que constituye una identidad nacional. Cabe destacar que esta identidad en la actualidad ha cruzado fronteras con el fenómeno de la emigración. Uruguayos radicados en el exterior, por ejemplo en España,lo han impuesto tanto como en su país de origen.

Fácil de preparar, rico, muy sabroso y muy uruguayo!

A instancias de la Comisión Departamental de Patrimonio, el CHIVITO URUGUAYO fue declarado Patrimonio Departamental. Se espera y desea que también sea declarado Patrimonio Intangible Nacional.



Enero 2024; plena temporada veraniega.
Punta del Este.

Punta del Este se modernizó y hoy ocupa un sitial importante en los programas turísticos nacionales e internacionales.

Lo que no ha cambiado es la presencia del Chivito uruguayo a la hora de almorzar o cenar.

g.b

DD.RR

sábado, 11 de mayo de 2024

LA AMISTAD ES...

 Muchas definiciones en tanto personas la puedan definir. 

Diversas maneras para referirse a tan noble sentimiento; el más desinteresado, el de la entrega y franqueza.

La riqueza de la vida está en la familia que se tenga la bendición de poseer y en los amigos que han permanecido desde nuestros comienzos del camino.

Riqueza mayor cuando al final de ese trayecto encontramos nuevas voces que las hacemos nuestras.

Unos quedan, permanecen o llegan; otros se alejan. El bosque es inmenso.

De los que permanecen, cada momento compartido pone un cimiento, haciendo sólida una construcción de vida. Crece en valor e importancia, se profundiza el sentimiento, el amor. La amistad es amor.

"Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo".

https://youtu.be/qXNVInblous?si=NMp1SuCMrqZwMs_u

Cuando llega la partida de un amigo inmenso, generoso, valioso, querido, y ese amigo integra una familia unida en espíritu por décadas con uno, el sentimiento de pérdida es profundo y sentido como si un hermano dijera su adiós definitivo hacia el otro plano.

Justamente aquí hablo desde lo subjetivo.

Como el mismo Dr. Ricardo Blanco Beledo lo explica:

https://youtu.be/wBDodmWpn8I?si=a3Z73KN1gWQRcr17

Un amigo por excelencia nos ha dejado.

Queda su legado inconmensurable.

Tiene un lugar entre los justos en el mundo celestial.

Ya no más largas charlas, tragos, risas, reflexiones, lecturas, invitaciones a actividades académicas, introducciones al extenso mundo de la Filosofía, religión, Teología y cultura en general.

Un libro abierto y miles de libros estaban impresos en él. 

Su inteligencia lo llevaba a compartir un mate (bebida típica del Río de la Plata, producto de la mezcla de yerba mate y agua caliente que se toma con una bombilla desde un recipiente llamado mate) leyendo sus preparaciones de conferencias o trabajos académicos y de repente decir: - Conoces a Paquita la del Barrio"?

No, no la conozco; respondí.
Entonces mirando el ordenador juntos conozco a esta cantante popular mexicana que no tiene desperdicio.

https://youtu.be/0PFZhDkTyCc?si=Y_4FoChvAjJ9JIwx

(Francisca Viveros Barradas, conocida artísticamente como Paquita la del Barrio, es una cantante mexicana de género ranchero y demás estilos tradicionales mexicanos. Es conocida internacionalmente por su tema «Rata de dos patas).

Así, así es el amigo que se ha ido. Y que por la distancia geográfica en que estamos, la pérdida se siente muy diferente. He dejado el espacio a los vínculos de sangre directos. Ya habrá tiempo para acompañar en forma presencial a mi querida amiga y familia toda.

Tanto, tanto aprendí y me reí con Ricardo!

Cómo te voy a extranar!

Supiste franquear la idiosincracia de México, ese país culturalmente rico, pero descompuesto por la violencia que, les acogió generosamente cuando aquí en nuestro país y Sud América arreciaban las dictaduras militares y "pensar era pecado".


https://photos.google.com/search/MEXICO%202017/photo/AF1QipPfIip7ESVE5WJNEYfwD2UqCc6ERv5zXSvCi4oY

Este es mi humilde homenaje queridísimo amigo.

Vivo estarás siempre en el recuerdo. Así la vida.

Amén!

g.b

DD.RR







lunes, 8 de abril de 2024

UNA FOTOGRAFÍA; UNA HISTORIA.

 Invitaciones a dejar en un libro mi incorporación a los medios en los años 70. Años particulares y oscuros. Preguntas, dudas, etc de quienes me conocen y no, desde hace mucho tiempo circula en mi cabeza sin poder decidir.

Las inquietudes siguen hasta ahora: "Tienes que escribir un libro".

No querer caer en lo autoreferencial me detiene.

Ayer hubo una propuesta concreta y emotiva para mi. 

Tal vez fue el disparador para dedicar muchas horas a volcar con ustedes, apreciados seguidores del Blog, y para que finalmente esté en el Universo esta historia personal.

No es más que otras.

Es única, como todos somos únicos. Lo que la hace singular es que, en nuestro país, marcó un mojón en el comienzo de la mujer en forma ininterrumpida en la comunicación masiva.

Gracias a todos por ser y estar.

En el campo uruguayo de los años 50, el medio de comunicación por excelencia y exclusividad era la radio. Mucho antes que llegaran las “speakers”, lo que fue toda una revolución para el “paisano de a caballo”.


Las voces femeninas no abundaban en los medios. Inevitable que desde este inicio, arribe a “la grande y mayor mujer de nuestros Medios”, Cristina Morán. Obviamente aparecen otras voces, otras profesionales en los sesenta, como Lila González, Marisa Paz, Gloria Levy, etc. Seguro se me escapan nombres y peco de injusta. Pero aquí transgredo ese buen ser, para recuperar apenas algo de ese rico patrimonio de una época de nuestra radio (la televisión llegó en 1956, con SAETA TV).


Los noticieros, tanto en Radio como en Televisión eran espacios masculinos. 

La excepción la marcó Cristina en los inicios de Canal 10 y esporádicamente otras voces, como Nidia Telles en Radio Sarandí o destacadas profesionales ocupando columnas de opinión. Cristina Morán es historia y es presente. Abrió el camino de la mujer en la pantalla. Y fue por su iniciativa que pudimos concretar el nuestro. Un concurso de Canal 10, a través de “Domingos Continuados” que buscaba “El Periodista del año” en 1980 abrió la puerta para lo que serían 35 años en SAETA.



Los ganadores: Ángel María Luna, Ricardo Artola, Graciano Pascale y Graciela Bacino.

Recorte de Diario “La Mañana”


  • Imborrable recuerdo… y gratitud.


En evento de Canal 10 con C. Morán.


CX 16 Radio Carve, una verdadera institución en el medio rural del Uruguay de los años 50, se recepcionaba con una credibilidad incuestionable al mediodía a través de la penetrante, certera y firme voz de Don Omar De Feo.

No olvido las editoriales de Barret Puig, con quién después tuve la fortuna de trabajar en Subrayado junto a su generosidad, bondad y cultura.

El mediodía en casa, en Casupá 4ta Sección de Lavalleja, el Noticiero Carve se convertía en “templo sagrado”. Silencio; escuchar el Informativo, como se conocía en ese entonces, era un mandato incuestionable.

Las noticias pasaban por épocas de inundaciones, altibajos y diversos hechos históricos que dada mi edad, no guardó cabalmente  la memoria.

Se recuerda como figura en el dial uruguayo, la voz de Don Benito Nardone, más conocido como “Chicotazo”. Dirigente político conservador y comunicador ruralista. Un referente para quiénes en la campaña lo seguían. 

Con mis escasos 5 años, solo comprendía que a mi padre, un amante de la escucha radial, le suscitaba interés, por ser productor agropecuario. Nardone sonaba con su voz impertérrita y  autoritaria.

Los años sucesivos me permitieron descifrar ese fenómeno comunicacional, social que fue “Chicotazo”, fundamentalmente en el campo uruguayo.

Hoy lo podríamos definir como “la voz que generó una verdadera red social rural”.

Cada día, una nueva noticia. El placer de escuchar la radio junto a mi padre bien puede transcribirse como el pilar del nacimiento de un deseo, de una inquietud o una vocación.

¿Por qué? Esta pregunta se repetía en mi cabeza. ¿Cómo llega a ese aparato de radio todo lo que se cuenta?; ¿cómo ese señor lo sabe? ( sic)


Dichas preguntas martillaban mi cabeza. Tanto que, uno de los colaboradores rurales de la familia me bautizo “Poqué”. 

El o los ¿Por qué? son la base de todo inicio de búsqueda de la noticia. Es el primer escalón de la pirámide para contextualizar una información.

El micrófono estaba en mi imaginación. Vivía en plena campaña, jamás había visitado un medio de comunicación. 

Un vaso estaba pronto para inventarme estar en un estudio de radio. Frente al espejo comenzó la improvisación; y casi como un juego, se tornó cotidiano; construyendo sueños e imágenes que luego convertí en realidad.

Así se comienza. Los sueños son las alas para volar. 

Un niño es por excelencia el creador de fantasías; ella hace crecer y superar todas las dificultades que en el aprendizaje de la vida se suceden.


Hablaba a un público imaginario. 

No tan lejano a lo que es en realidad la tarea televisiva del Informativista; hablarle, dirigirse a un público imaginario. No sabemos quiénes ni cuántos nos están mirando y escuchando.


Con mis cinco años, tal vez me sintonizaban los pájaros, los árboles…


Aquí jugaba…


Un libro, el “Catálogo de London París”, los deberes de la escuela, una poesía…. todo valía a la hora de elegir algo para transmitir. Al igual que “aquel señor de voz ronca”.

La adolescencia trajo noticias fuertes. Inevitables de no ser atendidas. Algunas supieron desprender lágrimas, otras pena, incomprensión, bronca y muchas preguntas.

Inundaciones del 56, tornado del 60, asesinan a Kennedy, matan a Luther King, el Hombre llega a la Luna, Biafra se desangra por la guerra y el hambre cobra millones de víctimas, la Guerra de Vietnam es el horror que perpleja hasta el más indiferente.

El mundo comienza a vivir cambios vertiginosos. 

Los “Movimientos de los años 60”; el Franquismo en España (instaurado desde 1939 a 1975), Perón en Argentina… la ·masacre de Tlatelolco" en 1968 en la Plaza de las "Tres Culturas", la “Revolución femenina”; las relaciones prematrimoniales, (en discusión y cuestionadas en la época) la píldora anticonceptiva, la minifalda, el cigarrillo en manos de la mujer...el rock, “Woodstock”, “The Beatles”, “The Rolling Stones”, etc.etc.

Es el comienzo de “la era de la seducción “ y de los “llamados a ser más libres”. Libres de ataduras y prejuicios. 


La generación actual lejos está de los cánones y códigos que regían la conducta de hombres y mujeres a finales del Siglo XX. Hoy es motivo de asombro e ironía.


La mujer comienza a liberarse con firme convicción de su valía y su legítimo derecho a ocupar espacios profesionales como los hombres. Ya conocemos el desafío de mujeres ejemplares en nuestro país y en el mundo que marcaron un antes y un después. Así la historia las reconoce hoy y abundantes bibliotecas existen para hurgar en sus vidas.



No tan lejano en el tiempo, decidir un traslado desde el interior a la capital para ingresar a la Universidad era un privilegio de pocos. Más allá de las posibilidades económicas lo que más prevalecía era la decisión familiar. Aquí me detengo para expresar la más profunda gratitud a mis padres y familia valorando su expresa convicción de la importancia del estudio y formación para sus hijos.


Frases como: 

¿Cómo te dejan tus padres?; ¿te lo permiten?. ¿Te vas a ir sola a MONTEVIDEO a estudiar?

En los años  60, en plena época liceal, y no ajena a la inocencia de aquellos tiempos, comenzaron nuevas, preocupantes e inquietantes imágenes. Un ejemplo: El asesinato de Liber Arce; la marcha por la Avenida 18 de Julio con miles de personas acompañando con un clavel, y los militares a caballo rodeando la multitud es una imagen que sacudió nuestra juventud.


Estas páginas no pretenden ser un pasaje por la Historia, ni detenerse en la investigación. Es este un encuentro a partir del recuerdo y vivencias queriendo  rescatar “páginas del tiempo vivido”.


Un trabajo ordenado por el Profesor de Cuarto año de Literatura (Profesor Osorio, Liceo Eduardo Fabini, de la ciudad de Minas) marcó definitivamente lo que sería casi autodidacta, mi carrera profesional en la Comunicación.

“¿Si el mundo estuviera en sus manos; qué haría Ud para resolver sus problemas?

El desafío propuesto por nuestro maestro me motivó a enfocarme en la guerra de Biafra  (actualmente Nigeria); guerra que cobró un millón de muertos y una hambruna semejante a la que vive Yemen hoy. Uno de los peores desastres humanitarios del que, por los hechos que continúan ocurriendo, nuestra civilización parece no haber aprendido nada.

Aquí quedo a la intemperie. No hay archivos. Mudanzas y el tiempo lo hicieron desaparecer de mis registros.

 Tampoco vive en la memoria la idea o punto de vista dado. Queda únicamente aquella extraña sensación de un lúdico y genial docente al escribir una orden al pie del texto, en lugar de una puntuación. La calificación no pudo ser mayor y original: ¿Por qué no lo publica?.

Sin dudarlo corrí al Diario “La Unión”, de la ciudad de Minas, Decano de la Prensa Uruguaya, ubicado a pocas cuadras del Liceo.

De las páginas de mi cuaderno, aquel trabajo se transformó en mi primer artículo publicado en un Medio de Prensa, del cual recibí la más noble gratificación: haber sido leída y encontrar coincidentes opiniones.

Hoy lamento no tener ese trabajo. Pero si lo leyera, es probable que la utopía adolescente de “arreglar el mundo” estuviera implícita..


  • 1971.

Llegaron tiempos oscuros en Uruguay.

Vino el llamado “Febrero Amargo” (Libro del dirigente del Partido Colorado Amílcar Vasconcellos). Éste es una fiel fuente de causas y hechos ocurridos en el país nacidos desde los 60 y que desembocaron en la dura dictadura de los años 70 hasta la apertura democrática en 1985. 

En marzo del 71 comencé mis estudios en la Licenciatura de Psicología en la Facultad de Humanidades en Montevideo.

Transcurridos casi tres años, con exámenes aprobados, la carrera quedó trunca por decisión de la Junta de Comandantes que gobernaba de facto al país de cerrar la Facultad, tras el Golpe de Estado.

“Éramos muy pensantes” (sic)

La otra alternativa de estudios, también deseada, fue cursar Periodismo en un Instituto Privado dirigido por profesionales activos, ya que no existía la Licenciatura a nivel universitario.


Realizado dicho curso inicié varios trabajos honorarios, de prueba, hasta que el periodista Neber Araújo, habiéndome visto trabajar en ese entonces para Canal 13 de Minas, como pasante, me convocó a Radio Sarandí.

Tras meses de prueba finalmente fuí incorporada en septiembre de 1974 al Departamento de Prensa de Radio Sarandí.

Editorial.Presentación de Néber Araújo en Noticiero del Mediodía (12.30 a 13.30, Radio Sarandí):

-"Hoy por primera vez la mujer estará dando las noticias, ya no más de cocina o el horóscopo.

Les presentamos desde hoy a nuestra compañera..."

- Salida al aire: "Líbano...a continuación leo el cable de AP de la guerra del Líbano en ese entonces. -


Luego vinieron varias experiencias; Radio El Espectador, CX 30, Emisora del Plata, FM (donde inicié por primera vez los Informativos en Frecuencia Modulada: "Del Plata Informa" Titulares cada una hora. También produje y conduje el Programa periodístico “Los Candidatos” en 1984. Con motivo de la celebración de las primeras Elecciones Nacionales a la salida democrática, fueron entrevistados todos los candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia de la República. Era la primera vez que una Emisora de Frecuencia Modulada (95.5; Del Plata FM fundada por el Ing. Prado) incursionaba en contenidos periodísticos.


  • 1980

“Concurso Canal10!


1981 - Ingreso a Subrayado Canal 10.

El premio del Concurso: “Canal 10 busca el periodista del año” consistía en ser integrado al staff de sus periodistas.

La Primera salida como Reportera: Cobertura de un Simposio sobre Respiración Humana en la Intendencia de Montevideo con la cámara de Jorge Pérez.

Qué nervios!

Entrevista a una de las profesionales del Encuentro científico.


"LAS TRES": Tras mi ingreso a la mesa del Noticiero Central de Subrayado, los dos restantes Canales de TV privados; Montecarlo TV, Canal 4 y Canal 12 integraron a sus Informativos a una mujer a su equipo; Raquel Daruech y Silvia Kliche respectivamente.


De izquiera a derecha: Graciela Bacino, Raquel Daruech y Silvia Kliche.

En 1983 formando parte del equipo del Noticiero de Saeta TV fui invitada a participar junto a Periodistas latinoamericanos a un curso en Estados Unidos; una pasantía en varios medios norteamericanos y breves cursos en el Institute Media y en la Universidad de California (UCLA).


Certificado de estudios.


Diversos cursos, a falta de formación terciaria completaron la búsqueda de mejor preparación para el ejercicio de la profesión.



!983, Washington, Estados Unidos.



Curso iberoamericano de Prensa en Washington.



ISER: Instituto RadioDifusión. Buenos Aires, Argentina.




De 1981 a 1992 varias fueron las áreas en las que se me acredita: política, Parlamento, información general, económica, etc.

Un momento destacado lo constituye la decisión de incorporarme a la mesa de presentación diaria del Noticiero “Subrayado”.


Graciela Bacino en las noticias.


Entrevista de Miriam Caprile para el Diario “Últimas Noticias”.




“Una militancia diferente”

TRABAJO: informando con las escasas herramientas que se tenían y con los peligros y censura vigente en los años 70 y 80.

No existía el celular; se usaba el fax.

No existía internet.

Las noticias internacionales llegaban por cables de las Agencias internacionales.

Había que seleccionar cuidadosamente extensas páginas.

No existían las computadoras en el país. Se escribía a máquina.



El periodismo no debía callarse.

Nunca debe callarse.

El periodismo es lo que libera de ataduras y mentiras.

Hace historia.


Quiénes no estuvimos en grupos, militancia, ni movimiento alguno, seguimos nuestra vida.y ejercimos nuestra profesión u oficio como mejor pudimos.

Para algunos radicales eso hoy suena casi como imperdonable.

Hay quiénes nos señalan como los "Periodistas de la dictadura". Lo que no es lo mismo; deberían ubicarnos, como Periodistas en dictadura, ejercimos durante la dictadura.

Y vaya si se le debe a Medios de Prensa como "El Día", cerrado en dictadura; Posdata, "Prioridad" (Canal 10), "Aquí"; Marcha, (clausurado en 1974 por la dictadura cívico-militar), entre otras voces.


El tiempo quiso redimir aquel concepto en palabras del Gral Líber Seregni: “Tu trabajo es muy valioso”.

Atesorado en mi memoria estará siempre!


También de otros dirigentes políticos que valoraron la osadía de las preguntas y tal vez porque no era usual ser entrevistados por una mujer. 

Destino o no; me tocó ejercer el Periodismo y estar desde el llano, en tiempos oscuros, represión, censura, detenciones, tortura, muerte. 

Nuestro director de Subrayado Omar De Feo siempre nos decía: “Alguien tiene que quedarse y hacer lo que se pueda para que esto termine”; o “alguien lo tiene que hacer”.

No soy la única marcada por haber ejercido el periodismo en esa dura época. Colegas con mayor y más importante trayectoria también fueron marcados y con terribles experiencias.
Hubo periodistas detenidos que conocieron el horror.

Otros tuvieron que exiliarse.


“Aquel grito”: a Cristina Moran durante el Acto en el Obelisco (27 de noviembre de 1983).

En pleno “Río de libertad” y cuando se luchaba por poner fin a la dictadura, la intolerancia aún volaba sobre nosotros. Los cuestionamientos o críticas podían venir de cualquier sector. No sólo de políticos, militares o militantes, también del MLN. O desde la subjetividad ciudadana.

Queda en la memoria lo dicho por el ex Presidente y ex guerrillero José Mujica al respetadisimo Neber Araújo_ “No sea nabo Neber” en ocasión de entrevistarlo en su programa periodístico de Canal 12 de Montevideo.

Neber demostró su dignidad y honorabilidad.

Ese era nuestro tiempo.


Llamados, cartas con amenazas, seguimiento. Así fueron los años desde que comencé mi trabajo en 1974 en Radio Sarandí hasta entrando a 1985, año de apertura y vuelta a la Democracia.

Nobleza obliga mencionar que también hubo "uniformados" que supieron respetar nuestro trabajo y comprender que a él nos debíamos.





Entrevistando a Cr. Ricardo Zerbino; Ministro de Economía Gobierno de Dr. Julio María Sanguinetti.

En Acapulco con mi querido compañero Carlos Pombo


Felizmente trabajé en Democracia; hasta que "pude" (1992)

Hoy no tengo duda que fui forzada a retirarme del Periodismo.

Sobre mí cayó el peso del sistema.

Era una Periodista incómoda.

Como se me dijo ya retirada (Fuente reservada): "Fuiste una cuestión de Estado"(sic).

"Vaya; Respondí: -No sabía que era tan importante".


https://www.youtube.com/watch?v=iJoVRTaZHsY

Inauguración Parlamento en 1985, tras 13 años de Dictadura.

En procura de esclarecer el concepto manifestado por el Gral. Medina, en oportunidad de la asunción del Parlamento Nacional en febrero de 1985, recuperando los primeros pasos de la democracia; mi pregunta incomodó al "sistema". Aquí está la "piedra" y la causa de los obstáculos que se impusieron, además de calumnias contra mi persona, para amedrentar y socavar el normal desarrollo de mi trabajo Periodístico. La Democracia no llegó en el 85 con libertad de Prensa. Ese bien preciado y fundamental para el sustento de todo régimen democrático republicano. Como Periodista, hubo un antes y un después de esa "incómoda" pero correcta y necesaria pregunta.


Respirando nuevos tiempos con aire de libertad de expresión:


https://www.youtube.com/shorts/sa5MZitGlZU


Con Wilson Ferreira Aldunate.

Líder del Partido Nacional.

Exiliado; detenido a su regreso al país y liberado el 30 de noviembre de 1984. 

Realiza un memorable discurso en la Explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo donde compromete su apoyo al nuevo gobierno.
Cuando escribo y quiero repasar esos años, es como si me alejara mucho en el tiempo.

Y no hace tanto!

El vértigo actual nos hace perder por el mundo…no se olvida; pero la memoria se va apagando inexorablemente.

Como dice Alfredo Zitarrosa “nos curtimos en soledad”.


La imagen más gráfica de lo aquí he expuesto.


Mucha agua ha corrido en el río.

Cada fotografía del archivo es una historia, un recuerdo.

Casi 40 años entre micrófonos y cámaras no es poca cosa.

Una vida expuesta a una no siempre justa opinión pública.


g.b

DD.RR